martes, 30 de noviembre de 2010

CUCHICHEOS

Hay muchas actitudes que me sacan de quicio, pero de entre todas, una de las que más me molesta es cuando las personas se dedican a cuchichear  cuando están en grupos. Son personas que no lo hacen una vez y basta, tienen el mal vicio de repetirlo una y otra vez. Es que son así: tanto da que estén en una cena o en una discoteca: se dedican a acercarse unos a los otros y decirse a la oreja algo muuuuy gracioso que provoca una estupida risita entre ell@s.

Mal me pese he de decir que esto es más propio de las mujeres que de los hombres. No puedo decir estás cosas porque me buscaría enemigos allí donde fuere pero me cuesta no decirles: “¿tu, maleducad@, no ves que estás quedando como una criatura?”

Esta manera de actuar como si fueran reinas y reyes del universo, me provoca asco y me crea una imagen que ya no puedo cambiar. Han dejado su tarjeta de presentación. Pero si se vieran con mis ojos… No entiendo qué provoca esa reacción y por qué no se dan cuenta que ello es de una mala educación brutal. Eso sí, pintaditas, con perfume, bien afeitaditos, etc. Toda esta imagen al suelo por tu patética e infantil actuación en público…

Mi problema es que esta actitud infantiloide supera mi capacidad de disimulo y no puedo evitar miarme a esas personas con cara de palo y de asco. Me da igual si se dan cuenta o no: de hecho me gusta si se dan cuenta, a ellos no les ha importado si la gente de su alrededor se ha sentido incómoda. Y lo que más me molesta es cuando alguien me lo hace a mí. Si se me acercan y me cuchichean a la oreja me aparto tan rápido como puedo. En una discoteca no importa tanto, porque entiendo que por el ruido pueden acercarse a comentar cualquier cosa, pero en un restaurante no lo soporto.

De todas formas, normalmente el cuchicheo al que me refiero va acompañado de una miradita de complicidad, no por amistad o amor, sino por falsedad y critiqueo.

Mi mensaje a estas personas es: si os podéis controlar, no seáis tan maleducados por favor, que no cuesta tanto no hacer el ridículo de esta manera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada